Slimming. Excited Black Girl Wearing Too Big Jeans After Successful Weight Loss Standing Indoor. Blank Space

Para nadie es mentira que todos nos preocupamos por mantener un peso adecuado y una salud plena, el logro de este objetivo depende de muchos factores, algunos externos; como nuestros hábitos y disciplina, otros internos, como algunas hormonas, entre ellas la Grelina, hoy les contaremos de ella.

Esta glándula es transformada en el estómago, es la responsable  de despertar la sensación del apetito, caso contrario a la leptina, que inhibe las ganas de comer.

La Grelina es una hormona que controla la sensación de hambre, sus niveles aumentan durante el ayuno e inducen a la sensación de hambre y disminuyen tras la ingesta de alimento. Si reducimos la cantidad de alimentos, ella entiende que debe ahorrar al máximo las reservas calóricas, ya que considera como alerta la falta de nutrientes.

Para que esta hormona trabaje de forma equilibrada y nos ayude a mantener un peso saludable, requiere que hagamos algunas actividades, ella sola no puede hacer todo el trabajo, requiere de nuestro apoyo.

Lo primero es descansar bien, no por dormir mucho descansamos más, la idea es que nuestra hora de dormir sea realmente un tiempo de descanso y recuperación. Si no descansamos bien, nuestros niveles de grelina aumentan,  sintiendo más hambre; por el contrario, descansando  bien, se incrementa la hormona leptina, que  inhibe las ganas de comer.

Las dietas hipocalóricas, no son prudentes hacerlas sin la atención médica, estas dietas le envían un mensaje al cerebro de  que algo no está bien, entonces, reserva al máximo todas las calorías y energía en el cuerpo, esto genera disminución en el metabolismo. Lo que puede suceder en un efecto contrario cuando te vayas a alimentar, ya que la sensación de hambre será mucho más elevada.

Un aliado infaltable en una dieta, es el ejercicio físico, este fuerzo ayuda a eliminar calorías, disminuye los niveles de grelina y aumenta los de leptina de forma natural, así que actívate y prepara una rutina de ejercicio, las caminatas diarias a un paso constante son una buena estrategia.

El alcohol no se recomienda en un proceso de adelgazamiento, ya que ésta bebida estimula el apetito, aumenta las ganas de comer y reduce la saciedad, por ello debes eliminarla de la lista si quieres ayudarte aún más.

La salud depende muchas veces de nuestro interés y  esfuerzo, lo que hagamos por ella será válido, siempre y cuando no pongamos en riesgo nuestra  salud y contemos con la asesoría profesional.

Redacción: Carmen Banca