Hoy sábado 10 de Octubre se celebra el día mundial de la salud mental, este año 2020 ha sido muy duro para todos,  desde cualquier punto de vista que se mire. La pandemia llegó sin aviso y tuvimos que cambiar de la noche a la mañana nuestros hábitos de todo lo que hacíamos, ha convertido nuestras vidas en torbellinos sin darnos tiempo a prepararnos mentalmente para esto, no hubo avisos previos, ni clases introductorias; sencillamente tuvimos que acatar una cuarentena de forma radical para evitar la propagación del virus.

En estos meses hemos ido aprendiendo estrategias para ir sobrellevando la situación de la mejor forma posible, sin embargo hay mucha angustia en las personas, unas por perder sus empleos, otras, porque el trabajo ahora es online, los estudiantes con unas clases virtuales que distan mucho de los procesos habituales, el tiempo que estamos en casa sin saber cómo emplearlo, las madres estirando el presupuesto lo más posible, los abuelos sintiendo como su calidad de vida se ve aún más afectada por el encierro.

Esto ha generado situaciones de depresión en muchas personas, donde la tristeza se hace presente, hay poco interés por las cosas, falta de autoestima, trastorno del sueño o del apetito, cansancio, falta de concentración.

La depresión está considera una enfermedad mental, ocasiona en muchos casos aislamiento de su entorno familiar a quien la padece; podemos estar triste por unos días por una situación particular, todos hemos estado tristes, por una perdida amorosa, una situación de enfermedad, un problema laboral, una perdida familiar; pero si la tristeza pasa más allá de dos semanas, se puede considerar haber entrado en una etapa depresiva, es prudente en este caso acudir a un especialista para que nos oriente, nos evalúe y nos mande tratamiento si es necesario.

La depresión tiene cura, pero requiere de que te actives nuevamente, cambia los pensamientos negativos por  pensamientos realistas, hay que afrontar los problemas uno a uno, todo tiene solución, sal, distráete, has ejercicios, camina, visita lugares que te gusten, retoma alguna manualidad que te apasione. Nunca olvides que todo se supera y todo es temporal.

Redacción: Carmen Banca