La leche materna es la alimentación más adecuada para todos los bebés debido al aporte nutricional e inmunológico que proporciona para su salud y también produce un fuerte lazo emocional entre la madre y el bebé.

La lactancia materna debe comenzar desde el nacimiento. La primera leche producida por la madre se llama calostro, que es muy rico en proteínas, minerales, vitaminas y anticuerpos.

Beneficios de la lactancia materna:

-Es más fácil de digerir.

-Estimula el crecimiento y la motilidad gastrointestinal.

-Debido a que continúan la actividad antimicrobiana, contiene propiedades inmunológicas que protegen a los bebés de infecciones y alergias.

-Los bebés que beben leche materna tienen menos probabilidades de padecer leucemia y linfomas.

-La lactancia mejora ligeramente el desarrollo cognitivo en la infancia y la adolescencia.

-Varios estudios han indicado que los bebés criados con leche materna tienen una mejor función visual en comparación con los bebés alimentados con fórmula.

-Estimula los músculos faciales.

-Está fácilmente disponible.

La leche materna en comparación con la fórmula puede proporcionar beneficios múltiples inclusive después de parar la lactancia hasta durante los primeros años de vida.

Fuente: Dra. Denise Núñez pediatra y fundadora de la Fundación Niño de la Caridad en El Bronx