José Manuel Calderón
José Manuel Calderón.

Veinte años tenía José Manuel Calderón cuando grabó la primera bachata, el 30 de mayo del año 1962. Cincuenta y siete años después la bachata se añade a la lista, junto con el merengue, como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Esta noticia, cuyo proyecto fue gestado por el delegado ante la Unesco, el cantautor José Antonio Rodríguez, la recibió con lágrimas en los ojos porque a sus 78 años puede ver un reconocimiento histórico a un género que fue marginado en sus inicios. Al ser entrevistado el músico José Manuel Calderón, considerado el “primer bachatero del mundo”, expresó: “Esto es un regalo de Navidad enorme. Me siento orgulloso de ser dominicano. Le doy las gracias de rodillas a Dios y a todos los exponentes que han aportado al género”.

Comentó que junto a un comité estuvo en París buscando un ‘sí’ de la Unesco. En la entidad cantó “Limosna”, “Llanto de luna” y “Lágrimas de sangre”.

A Calderón la información lo tomó por sorpresa porque esperaba que el anuncio fuera el 13 de este mes. Refirió que esta declaración es un logro del país. “Hemos logrado algo muy especial. Esto no tiene precio”, indicó.

Desde hace un tiempo el bachatero José Manuel Calderón ha pedido al Gobierno que, así como se le dedicó un día al merengue, también se le dedique un día nacional de la bachata, ya que según afirma Calderón, “es el único fenómeno musical del mundo que tiene fecha de nacimiento, el 30 de mayo de 1962, cuando grabé la primera bachata”.

Los inicios de la bachata

José Manuel narró que creció en un ambiente donde la música gustaba. Su madre tocaba la guitarra y a él le gustaba componer. A los 20 años decide ir un estudio de grabación a grabar su primera bachata, que no tenía ese nombre, más bien ‘amargue’ el 30 de mayo de 1962, ya finalizada la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo.

“No se llamaba bachata. ‘Bachata’ era un término despectivo, para desmeritarla. Le decían música de guardia. A nosotros, digo nosotros porque después de mi siguieron otros, se nos pusieron muchos obstáculos para difundir las grabaciones. La élite de la población se negaba a aceptarla abiertamente, pero la mayoría, es decir, un 75% la apoyó, y ese pueblo se convierte en un ejército que defiende la bachata hasta llevarla donde la ha llevado”, expresó el veterano músico.

Al ser cuestionado sobre qué lo motivó a grabar su primera bachata, de una vez viajó a su infancia, y recuerda que sintió la vocación desde niño, y al ver a sus padres. “Mi papá le compró una guitarra a mi mamá y luego mi madre me compra una a mí. Entonces yo aprendo unos ‘tonitos’ que ella me enseñó. Poquito a poco fui aprendiendo hasta que decido grabar”, cuenta el intérprete de “Luna” con sentida emoción.

A partir de ahí, detalla, comienza a trabajar como mensajero y a reunir los ‘chelitos’ para pagar unas horas en un estudio de grabación, sin tener conocimientos de disqueras, manejo de artistas y promoción musical. “Imagínese usted, ¿quién iba a invertir en este negocio? Primero no se conocía y después nadie se iba a arriesgar a una cosa que mucha gente estaba despreciando”, reflexiona Calderón mientras conversaba por teléfono con DL desde su hogar.

Pero, ¿cómo logró difundir su bachata? Calderón responde: “Pues yo salía a venderlo vellonera por vellonera, en ese tiempo había muchas en el país porque era donde más se le podían mandar mensajes a la enamorada. En el colmado de la esquina había una vellonera, se ponían los discos y ahí las muchachas oían el mensaje de los enamorados, y así por el estilo”.

Por tal razón, el bachatero explica que la mayoría de las canciones eran románticas, porque era la época en la que se vivía.

Luego, grabaron la canción profesionalmente en Radio Televisión Dominicana a un costo de 15 pesos la hora.

El cantautor hizo hincapié en que cuando comenzó, Radio Guarachita no existía.

TE PUEDE INTERESAR:

DENISSE CABRAL SERÁ CANDIDATA A VICEALCALDESA DEL PRD